Seleccionar página

Buena parte de nuestro tiempo libre lo dedicamos al entretenimiento. Pero ¿qué mecanismos nos permiten detectar qué es entretenido y qué no?  ¿por qué es tan necesario el factor diversión en cualquier proyecto de e-learning?

El entretenimiento es una experiencia que permite que el emisor llegue a su públicocapte su atención y ocupe su tiempo. En otras palabras podríamos decir que tiene mucho que ver con captar la atención y con el ocio.

¿Es posible emplear el entretenimiento en el ámbito laboral?

Este análisis destapa una curiosidad: el ocio no parece que sea compatible con el trabajo. El ocio relacionado con el ámbito laboral está asociado a la improductividad, a la distracción, es negativo y tiene mala reputación. Esto se debe a que el carácter emocional del entretenimiento desprestigia el concepto. Y ahí está la clave, en las emociones.

Peeeeeero… La clave del entretenimiento reside en que desprende una actitud hacia las cosas. Haciendo referencia al profesor Dyer (2002), que afirmaba que “desencadena una serie de mecanismos cognitivos que nos permiten sentirnos atraídos sin remedio”. Un contenido resulta entretenido si te atrapa, si te sientes motivado a seguir haciéndolo, viéndolo, etc.

El potencial del entretenimiento para soluciones de e-learning en empresas

El entretenimiento ayuda a hacer atractivos y comprensibles los contenidos de un público. Además, no existe el entretenimiento por mandato, sino que lo escoge libremente el público, el cual se mueve sobre las bases de una actividad completamente libre. Por consiguiente, es un sustantivo con el que el receptor etiqueta una realidad, es una actitud. Algo es entretenido si el usuario decide que sea atractivo. El poder pasa a del emisor al receptor.

De ahí, que cuando una empresa busca soluciones de e-learning necesita que el programa cale profundamente en el equipo, sorprenda, fidelice y mantenga la motivación. Para activar estos mecanismos es necesaria una comunicación de éxito, una comunicación que genere intrigainteractividadsorpresa y motivación, entre otras. Ahí es donde el factor entretenimiento cobra importancia en este tipo de soluciones.